jueves, 18 de diciembre de 2014

Crónica: por los arribanzos sayagueses

En el viaje hacia Sayago, la lectura de un artículo de Suso de Toro intercalada con algunos comentarios nos permitió ir introduciéndonos en esa comarca, tan bien definida geográficamente pero tan difícil de abarcar.

Una breve parada para visitar el curioso horno Rieta la Encina y con las explicaciones de Carlos, entender cómo entre tanto granito pudo formarse esa masa arcillosa.

Cielo gris que tamizaba los colores del paisaje, alfombrado suelo verde, brillante, sin una mota de polvo, la lluvia del día anterior se había encargado de realizar el trabajo. El olor también era especialmente intenso a tomillo, a jara... y las piedras seguían asomadas, conversando, encabalgadas, amotinadas, acompañadas y solas.

Atravesando un cuidado alcornocal, cuyos rojizos troncos con la corteza húmeda destacaban aún más contra el gris del cielo, llegamos al primer mirador sobre el Duero, la presa Picote y curiosas formaciones graníticas.



Entre las siempre verdes encinas, jaras, tomillos, piornos, retamas de escoba a nuestra altura, húmedas peñas traicioneras y sin tener que alaciar a nadie, a través de un sendero apenas atisbable, sino hubiera sido por los mojoncitos pacientemente colocados en la previa (hitos para futuros caminantes), descendimos hacia el Arroyo La Setera que, a pesar de las lluvias de días precedentes, pudimos atravesar sin mayor dificultad. Un suave ascenso hasta llegar a una majada y un chivitero, donde parar a regojiar y con fuerzas recuperadas ascender un poquito más, hasta alcanzar un despejado camino.

Desechada la opción de seguir un atajo, que le hubiera dado emoción aunque también mayores dificultades (señalado queda para realizarse en pequeño grupo), seguimos a buen paso hasta alcanzar el valle de Fuente Rodillo y coger la autopista del senderismo de la zona, el GR-14. Así pudimos llegar rápidamente al Asomadero (explicativa palabra) de los Regatos y tras las fotos de rigor descender con alguna dificultad al Picón Uña, deleitarnos un buen rato con los espectaculares arribanzos y el vuelo de decenas de grandes rapaces y, acercándonos al Testero del Burro observar la cascada del Arroyo de la Rivera.

La hora que se iba llegando y la suave llovizna que comenzaba a caer, animó el ascenso y aligeró el paso para, entre paredes que cercan cortinos, llegar a nuestro destino, donde José y Loli de La Alquería de Mámoles con la colaboración de vecinos del pueblo, miembros de la Asociación Ribas Altas nos tenían preparado en un acogedor espacio, riquísima sopa, suaves garbanzos, abundante y variado plato del revolcón con sabor auténtico, tradicional, como para chuparse los dedos, sin que faltara buen vino. Tras el sorprendente postre, nos deleitamos además de con dulces y aguardiente, con las jotas acompañadas con el sonido especial, vivo a la par que antiguo, de la gaita zamorana y el tamboril, cánticos, bailes y confraternización.

Para quien quiera repetir ahí quedan los paisajes, el lugar, sus gentes y los múltiples caminos.

Gracias a todos por vuestra colaboración. Carmen y Pablo.

Fotografías de Alberto Hernández y Francisco Labrado.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Arribanzos sayagueses: miradores y sabores por el Cañón del Duero

14 de diciembre de 2014
Salida de Salamanca: a las 08:00 horas, desde la Plaza de Gabriel y Galán.
Regreso hacia Salamanca: a las 19:00 horas, desde Mámoles.
Llegada a Salamanca: a las 20:30 horas (aproximadamente), a la Plaza de Gabriel y Galán.

FICHA TÉCNICA
Lugar de salida: entre Fornillos y Pinilla.
Lugar de llegada: Mámoles.
Distancia a recorrer: 16 kilómetros.
Dificultad: media.
Duración: 6 horas aproximadamente (incluyendo paradas).
Ruta propuesta por: Carmen Bermejo y Pablo Pardal.

DESCRIPCIÓN
Se trata de una ruta que combina el senderismo con comida en Mámoles para finalizar con cánticos y jotas del folklore regional amenizados con la gaita zamorana.
Pasada la presa de Almendra, entramos en Sayago. Enseguida llegamos a una venta, café y preparación del equipamiento. Continuamos hacia Fornillos y sin entrar en la localidad nos dirigimos hacia el antiguo horno alfarero “Rieta la Encina”. Entre tanto granito, arcilla.
Ruta: Impresionante paisaje que la naturaleza nos ofrece en el cañón del Duero. Rocas y paredes verticales, crestas, hitos, piedras que conversan, piedras amotinadas, recortadas, encabalgamientos, fallas, arroyos y cascadas. Silencio. Vegetación exuberante, abundancia de grandes aves.
Comenzamos recorriendo un alcornocal, especie excepcional tan al norte. Pronto llegamos al primer mirador, el de la Mayaína, junto a una antigua caseta de carabineros. Allá abajo, el Duero; hacia el sur la presa de Picote y hacia el norte arribanzos. Descendemos al arroyo La Setera y tras cruzarlo nos adentramos en una tupida zona de encinas, pasando junto a majadas y chiviteros. Si nos fijamos, podremos ver paredes construidas con ciclópeas piedras, para aprovechamiento agrícola de terrenos inverosímiles, hoy invadidos por la vegetación.
Pasado el arroyo Pasariegos y continuando por roderas, a trochamonte y por el GR-14, llegamos al asomadero de las Riberas: un poco por debajo el Picón Uña; al fondo, a izquierda y derecha, el Duero. Cientos de metros más arriba, decenas de buitres y alimoches. Descendiendo por caminos de ganado hacia el Testero del Burro, al oeste Portugal, al este la cascada del Arroyo de la Ribera. Ascendemos para cruzarlo y, si vamos holgados de tiempo, bordeando Mámoles y el Duero, nos dirigiremos hacia Ribas Altas desde donde podremos observar varias fallas. Ya sólo resta recorrer un par de kilómetros y llegaremos a la opípara colación en Mámoles sobre las 3:30 o poco más tarde.

COMIDA
Comeremos en el centro cultural donde José y Loli, de la Alquería de Mámoles, con la ayuda de miembros de la Asociación, nos tendrán preparado un exquisito cocido tradicional sayagués, acompañado de buen vino de la zona.
Alboroque: A los postres, José nos deleitará con la gaita zamorana. Le podremos acompañar bailando y cantando (la Molinera, la Adelaida, la Carolina y las que se os ocurran. Ir preparándolas y llevarlas sabidas).

NOTAS
  • Los tiempos y distancias son aproximados.
  • Los horarios propuestos (a excepción de la hora de salida de Salamanca) son estimativos y pueden variar, en algunos casos, a juicio de los organizadores, según las condiciones meteorológicas, la experiencia y forma física de los participantes.
RECOMENDACIONES IMPORTANTES
  • La comida será tarde, por lo que es conveniente llevar algo para regogiar (tentempié o refrigerio) y agua suficiente (cada uno según su metabolismo).
  • Si las peñas están húmedas, resbalan bastante, por lo que se hace necesario acudir con calzado que sujete bien el pie y tenga buen agarre.
  • Bastones: muy convenientes.
  • Protección: acorde con las condiciones meteorológicas.
  • Prismáticos.
  • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
RECORDATORIO
  • Los proponentes de la ruta y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
  • La Junta Directiva del Club Deportivo "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
  • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen y asumen la normativa que regula esta actividad.
ACTIVIDAD
  • Tiene un coste de 25 euros para socios/as y de 27 para no-socios/as, en concepto de desplazamiento y de comida (según se ha descrito).
PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
  • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

jueves, 27 de noviembre de 2014

Crónica: el Valle del Corneja

A pesar de haber encargado una hermosa mañana de sol, tuvimos que conformarnos con empezar el día “caminando bajo la lluvia” y sin poder disfrutar de las magníficas vistas sobre el valle del Corneja que ofrece el Castillo de los Moros, en el Mirón, encaramado en su atalaya de granito desde la que se domina todo el valle, encajado entre las sierras de Ávila y Villafranca.



Tras reponer fuerzas en Piedrahíta iniciamos el paseo hasta Bonilla de la Sierra, ya sin lluvia y con una temperatura agradable. Las recientes lluvias nos complicaron el paso por algunas zonas del camino que estaban inundadas. Disfrutamos durante todo el recorrido del colorido otoñal de prados y fresnedas, robles y encinas.

De la mano de Carlos, un lugareño de 13 años que se ofreció a enseñarnos la villa, conocimos la historia de Bonilla de la Sierra y visitamos los vestigios que aún quedan de su pasado histórico-artístico. Nos asombró con sus conocimientos de historia y arte y con su seriedad de casi adulto, enamorado de su pueblo y deseoso de  mostrar a todos los que llegan lo que a él tanto le gusta: la Colegiata gótica, los restos de murallas y castillo, el misterioso pozo de Santa Bárbara, fuente de leyendas y misterios, etc.






Para terminar la jornada volvimos a Piedrahíta y visitamos su iglesia-castillo y nos acercamos a contemplar los exteriores del Palacio de los Duques de Alba, hoy escuela pública.

Fotografías de Alberto Hernández y Alfredo Domínguez.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Valle del Corneja: de Piedrahíta a Bonilla de la Sierra

23 de noviembre de 2014
Salida de Salamanca: a las 08:15 horas, desde la Plaza de Gabriel y Galán.
Regreso hacia Salamanca: a las 19:00 horas, desde Piedrahíta.
Llegada a Salamanca: a las 20:00 horas (aproximadamente), a la Plaza de Gabriel y Galán.

FICHA TÉCNICA
Lugar de salida: Piedrahíta.
Lugar de llegada: Bonilla de la Sierra.
Distancia a recorrer: 12 kilómetros.
Desnivel de subida: 100 metros.
Desnivel de bajada: 100 metros.
Dificultad: baja. La ruta transcurre por pistas y caminos.
Duración: 3 horas (incluyendo paradas).
Guías: Elena Prieto y María Vega Garrido.

DESCRIPCIÓN
Se trata de una ruta que combina el senderismo con visitas de carácter cultural a tres villas del Valle del Corneja. Este territorio perteneció a los Señoríos de Valdecorneja  (que pasaría al Ducado de Alba), Villafranca, Señorío de la Villa y Tierra del Puente del Congosto y el obispado abulense (Bonilla de la Sierra). Es una zona rica en historia, restos arqueológicos y monumentos más recientes.
Nos desplazaremos en autobús hasta el pueblecito de El Mirón (Ávila), donde realizaremos a pie una corta subida hasta el castillo, situado sobre un domo granítico, desde donde se divisan las mejores vistas del valle, que constituye una fosa tectónica, y los ya nevados picos de Gredos. Continuaremos en el autobús hasta Piedrahíta, donde tomaremos café e iniciaremos la ruta a pie hacia Bonilla de la Sierra.
La ruta, paralela al río Corneja es muy descansada y nos llevará aproximadamente tres horas. Iniciaremos el descenso hasta el río Corneja entre dehesas de encinas y fresnos, pasaremos por los Molinos del Chuí, que han estado en activo hasta hace pocos años. La segunda parte del camino es una subida con algunos repechos de poca pendiente, entre encinares, hasta Bonilla de la Sierra, donde llegaremos sobre las 2 de la tarde para visitar su iglesia-colegiata. Podremos comer en la plaza (pero si las condiciones meteorológicas son desfavorables lo haremos en el único bar del pueblo) y después hacer un recorrido por sus calles y ver el famoso Pozo de Santa Bárbara, los restos de la muralla y el castillo-palacio que fue refugio del Rey Juan II y donde residió de forma casi permanente el Obispo de Ávila D. Alonso de Madrigal "El Tostado", que realizó la mayor parte de su obra en la villa, muriendo en ella en septiembre de 1455.
A las 16:30 horas nos recogerá el autobús para llevarnos de nuevo a Piedrahíta, donde visitaremos su iglesia, el claustro y el museo. Está iglesia se edificó sobre el antiguo palacio de la reina Doña Berenguela, madre de Fernando III El Santo, que nació en esta villa. Podremos después pasear por el pueblo y acercarnos al Palacio de los Duques de Alba, hoy Colegio de Primaria, de estilo versallesco con sus jardines que ahora son parque municipal. Fue edificado en el siglo XVIII como residencia de verano de los Duques de Alba y frecuentado por personajes ilustres, entre ellos el pintor Francisco de Goya.

NOTAS
  • Los tiempos y distancias son aproximados.
  • Los horarios propuestos (a excepción de la hora de salida de Salamanca) son estimativos y pueden variar, en algunos casos, a juicio de los organizadores, según las condiciones meteorológicas, la experiencia y forma física de los participantes.
IMPORTANTE
  • Llevar comida y agua.
  • Atención a las previsiones meteorológicas a fin de llevar: paraguas, poncho/impermeable, ropa térmica, ropa ligera de recambio, etc. Las condiciones meteorológicas son muy variables.
  • Botas de montaña.
  • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
RECORDATORIO
  • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
  • La Junta Directiva del Club Deportivo "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
  • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen y asumen la normativa que regula esta actividad.
ACTIVIDAD
  • Tiene un coste de 14 euros para socios/as y de 16 para no-socios/as, en concepto de desplazamiento y de entrada a las iglesias de Piedrahíta y Bonilla (concertadas fuera de su horario habitual).
PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
  • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Crónica: de El Casarito a La Alberca

Menú:
  • De entrante: Empanada de Vigo con pasas y bacalao, más pechugas de pollo ¡empanado!; jamón de bellota "con cuchillo cortado"; Chorizo crudo, pero bien sudado; y queso, con romero "empaquetado".
  • De segundo: muchos bocadillos variados. 
  • Todo ello con albariño, enfriado en bolsa isotérmica.
  • Para terminar, postres variados: frutas del tiempo, galletas, bombones y el cafetito con leche o descafeinado.
Diréis que estoy contando el último cumple o aniversario… Si os digo que fue al aire libre y por encima de los 1.700 metros, ya creo que os vais mosqueando. Además añado que hacía un calor… que teníamos que esquivar el sol de plano…


Si hasta aquí habéis llegado, solo me queda recomendaros que busquéis entre l@s andayan@s quien quiera compartir camino, pendiente y tramos; quien quiera disfrutar de buena charla y mejor trato; quien dispuest@ esté a pasar un buen rato, suba cargad@ de manjares -no de platos-.

Queda poco que añadir: sol de plano, cabras y cabrunos, miles de colores cuesta arriba y cuesta abajo… Calma chicha, gente mirando y hablando; risas y ánimos nos van acompañando… Que las guías se marean, pues que se sienten un rato; que ya vemos a las primeras, que la meta han alcanzado.



Poca gente, buena gente, sube y baja a La Peña con buen ritmo y mejor ánimo… Y como ya no sé que añadir, voy a mostraros algo que de fósiles, setas, árboles y animales, es mejor ir a explorarlo. Lo dice Carlos.
Yo con falsa poesía, he ido poco a poco camelando...

Texto: Tina de la Torre.
Fotos: Nieves Morales.

lunes, 3 de noviembre de 2014

Sierra de Francia: de San Martín del Castañar a Mogarraz

9 de noviembre de 2014
Salida de Salamanca: a las 08:30 horas, desde la Plaza de Gabriel y Galán.
Regreso hacia Salamanca: a las 19:00 horas, desde Mogarraz.
Llegada a Salamanca: a las 20:30 horas (aproximadamente), a la Plaza de Gabriel y Galán.

FICHA TÉCNICA
Lugar de salida: Desde la Plaza de San Martín del Castañar.
Lugar de llegada: Mogarraz.
Distancia a recorrer: 22 kilómetros.
Desnivel de subida: 300 metros.
Desnivel de bajada: 300 metros.
Dificultad: baja. La ruta transcurre por pistas, caminos y senderos.
Duración: 7 horas (incluyendo paradas).
Guías: Dori Polo y Mª José Curto.

DESCRIPCIÓN
La ruta comienza en el pueblo de San Martín del Castañar, donde tomaremos el café.
Partiremos hacia La Alberca por un sendero que trascurre entre robles y castaños; atravesaremos el paraje de Los Lanchares, una zona de piedras grandes, donde abundan escobas y brezos lo cual permite contemplar el maravilloso paisaje que nos depara la zona; cruzaremos el río Francia por el Puente del Pontón y llegaremos a La Alberca.
Desde allí, cogiendo la ruta llamada "Camino de las Raíces", pasando por la laguna de San Marcos y la ermita de Majadas Viejas, seguiremos por un sendero hasta Monforte. Este sendero transcurre paralelo a un antiguo canal de regadío.
A partir de aquí caminaremos por otra de las rutas pertenecientes al proyecto "Arte en la Naturaleza". Esta ruta se denomina "Camino del Agua" y nos lleva hasta Mogarraz, considerado como uno de los pueblos mas bonitos de España. Allí podremos disfrutar de una exposición de retratos, distribuidos por todas las fachadas de las casas del pueblo, pertenecientes a sus moradores. Estos retratos han sido realizados por el reconocido pintor Florencio Maíllo.

NOTAS
  • Los tiempos y distancias son aproximados.
  • Los horarios propuestos (a excepción de la hora de salida de Salamanca) son estimativos y pueden variar, en algunos casos, a juicio de los organizadores, según las condiciones meteorológicas, la experiencia y forma física de los participantes.
IMPORTANTE
  • Llevar comida y agua suficiente para todo el recorrido. Mínimo 2 litros/persona, por si hiciese calor. Hay fuentes en el camino, pero de agua no tratada y no es posible garantizar que ese día lleven agua.
  • Atención a las previsiones meteorológicas a fin de llevar: paraguas, poncho/impermeable, ropa térmica, ropa ligera de recambio, etc. Las condiciones meteorológicas son muy variables.
  • Botas de montaña.
  • Botiquín personal con crema solar de alta protección.
  • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
RECORDATORIO
  • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
  • La Junta Directiva del Club Deportivo "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
  • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen y asumen la normativa que regula esta actividad.
ACTIVIDAD
  • Tiene un coste de 12 euros para socios/as y de 14 para no-socios/as, en concepto de desplazamiento.
PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
  • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

jueves, 30 de octubre de 2014

Crónica: por el bosque de Agadones

El domingo 19 todo estaba previsto para disfrutar de un plácido y tranquilo paseo de 22 kilómetros por pistas forestales, nada de cortafuegos, a la sombra de la Sierra de Gata Norte. Dificultad baja-baja la calificaban los guías Floren, natural de Martiago, y Ángel, de la vecina comarca del Rebollar. El sendero transcurre por el inmenso robledal de la comarca de Agadones que enlaza hacia el oeste con los bosques rebollarinos y portugueses.

A media mañana sonaron las alarmas, una llamada de Floren desde Martiago advertía que se preparaba una cacería batida de jabalí en la zona por la que proyectábamos nuestra salida. Se había enterado por el tam-tam de las barras de los bares. Lo que nos da una idea de cómo se planifican en nuestra provincia y se notifican a la opinión pública actividades tan peligrosas e incompatibles con el disfrute de la naturaleza por todo aquel ciudadano que no sea aficionado a matar mamíferos salvajes.

Aún así, y tras consultar con el Servicio de Medio Ambiente, decidimos salir a ejercer nuestro derecho consagrado en la Constitución de libre circulación por caminos públicos. La mañana era maravillosa, el sol y la temperatura eran los que habitualmente solemos encargar para nuestras caminatas.


Tras unos dos kilómetros por paisajes de cereales con una espectacular vistas a los contornos de la sierra de Gata con las Bollas Chica y Grande presidiendo nuestro paseo, nos adentramos en el bosque de robles y de pinos. Las setas que bordeaban el sendero eran una provocación para los caminantes que incitaban a transgredir la normativa y recolectar sin permiso boletus, amanitas cesáreas y algún níscalo prematuro.


El bosque autóctono del Campo de Agadones es uno de los mejor conservados de la provincia y por eso el guía Floren estaba fuera de si mostrando a los urbanícolas su paraíso particular.

En medio del éxtasis los primeros disparos se dejaron oír en la lejanía. Poco a poco se fueron sintiendo más cercanos hasta que al borde de un camino un cazador con un rifle automático, contrariado, comenzó a ponerse nervioso y tras un tenso rifi-rafe decidimos cambiar nuestra ruta, sabedores de nuestro derecho a circular y de la prohibición de los cazadores de apostarse junto a los caminos públicos. Dicen que los cementerios están llenos de gente que tenía la preferencia, así que modificamos nuestro plan y giramos hacia el oeste para llegar a la zona prevista para la comida por un camino alternativo. Con todo el rodeo aumentó en 3 kilómetros la distancia inicialmente prevista.

El regreso a Martiago, un poco más largo de lo previsto y disfrutando de un bosque impresionante, nos permitió desquitarnos en las terrazas del pueblo a base de cervezas, refrescos y sobre todo disfrutando de la conversación con los lugareños.

Fotografías de Luixi Manchado, Alberto Hernández, Alfredo Domínguez, Francisco Labrado y Florencio Rodríguez (grupo privado en facebook).

jueves, 23 de octubre de 2014

Crónica: a Porto en tren

Para nosotros de tierra adentro, adentro, adentro, la raya rota de la frontera ha sido durante décadas de dictaduras una frontera que nos separaba física y mentalmente de nuestros vecinos/as que vivían ahí al lado y con los que compartíamos miseria, explotación y abandono secular. Dejarnos llevar por el río de la vida, por la arteria que siempre debió de unirnos, es como reconciliarnos con la historia, con la geografía. Hacerlo, llevados por un tren que todavía conecta las tierras aisladas de Trasosmontes y Beira Alta con la metrópoli de Oporto, es un placer que muchas personas se pueden permitir, pero que sólo algunas sabemos apreciar.

Unas  gentes prefieren el postín de los cruceros del quiero y no puedo, otras las playas desiertas del Caribe y se escapan con Curro para creerse reyes por una semana de evasión. Nosotras y nosotros optamos por lo auténtico, por un viejo tren lleno de vida mientras los despachos de Lisboa y Mario Dragui no decreten su desaparición.



Un vuelco en el corazón sufrieron los guías a las 8 en punto de la mañana cuando fueron conscientes de que sobraban 4 viajer@s que no tenían asiento en el bus "grande" de 51 plazas, en lugar de 54, de Hnos. Martín. Un malentendido que se pudo superar con la ayuda del coche escoba que tantas veces hemos tenido que ahuyentar.

Con todo, una hora antes de la salida prevista del comboio, el vestíbulo y los andenes de la estación de Pocinho rebosaba con andayan@s -que no andayay@s- que, impacientes como niños/as, no veían la hora en la que el silbato diera la orden de salida hacia Oporto.


Hemos viajado muchas veces en este tren con grupos de senderistas -o domingueros- y nunca deja de sorprendernos la emoción que sentimos ante el espectáculo que nos ofrecen las laderas del Duero, jalonadas con cientos de viñedos del afamado vino de Porto, las quintas y mansiones con sus almacenes y embarcaderos del mosto, a la espera de ser deslizados hasta las bodegas de Vila Nova de Gaia.

En Oporto nos esperaba nuestra guía de lujo, Concha Tello, como ella pronunciaba con ese dulce acento lusitano que caracteriza a los/as portugueses/as. Ella nos trasmitió su entusiasmo, su hospitalidad y nos descubrió las historias de Portugal que nos narran los azulejos -azules unos y a todo color otros- de la bella estación de Sâo Bento.



En los dos días siguientes, una vez más para muchas personas y por primera vez para otras, la ciudad de Porto nos sorprendió con su encanto, sus abigarradas casas y barrios encaramados en las laderas de las márgenes del Douro, sus calles llenas de vida y autenticidad, sus monumentos, grandes avenidas, tortuosos callejones, escaleras, jardines, palacios, iglesias y mercados populares -nada que ver con Mercadona-, funiculares, tranvías, metros vanguardistas, los puentes de mecanos estilo Eiffel, sus librerías y tiendas con encanto y no sé cuántas cosas más.

Por hacer gala a nuestra tradición andayana, David, el guía que hizo que todo encajara y cuidó hasta el último detalle, nos invitó a caminar la ciudad con escalas en la Casa da Música, en la Fundación Serralves ambientada en encantadores jardines y con bosques históricos, que acoge el museo de arte contemporáneo que proyectó el mismísimo Alvaro Siza. ¿Cómo no acabar una jornada de senderismo tan dura dándonos un homenaje de arroz de mariscos o de tamboril -rape en el idioma vecino- y un paseo por la playa junto al puerto pesquero de Matosinhos?.

Luego cada cual se dejó perder por las callejuelas, los bares, restaurantes, mariscarias churrascarias, o cafeterías tan majestuosas como el Magestic -algo subida de tono y demasiado orientada hacia el turismo-.

Para acabar, Concha, nuestra entusiasta guía local, nos guió el lunes -a matacaballo, a causa de la implacable hora de regreso de nuestro comboio- y, en medio de la lluvia, nos descubrió rincones y joyas arquitectónicas que muchos de nosotros nunca llegaríamos a ver aunque volviéramos cien veces por nuestra cuenta. Además nos recomendó otros tantos lugares, iglesias, o edificios arquitectónicos que no debemos dejar de visitar en el "próximo viaje".



Nuestra escapada en tren hasta Oporto nos ha sabido a poco, hemos llegado a la conclusión de que esa vecina ciudad bien merece unas cuantas visitas más...

Fotografías de Javier Hernández y Ángel Sánchez.

lunes, 20 de octubre de 2014

Peña de Francia: de El Casarito a La Alberca

26 de octubre de 2014
Salida de Salamanca: a las 8:30 horas, desde la Plaza de Gabriel y Galán.
Regreso hacia Salamanca: a las 19:00 horas, en principio desde el parking que hay junto al Centro de Interpretación (inicio de la carretera hacia Las Batuecas).
Llegada a Salamanca: a las 20:30 horas (aproximadamente), a la Plaza de Gabriel y Galán.

FICHA TÉCNICA
Lugar de salida: Área recreativa Fuente del Cántaro (El Casarito).
Lugar de llegada: La Alberca (inicio de la carretera hacia Las Batuecas).
Distancia a recorrer: unos 20 kilómetros.
Desnivel: 700 metros.
Dificultad: media-baja.
Duración: 7 horas (más el tiempo de descanso para la comida).
Guías: Paz Alonso y Pilar Sagrado.

DESCRIPCIÓN
La ruta parte del área recreativa conocida como “Fuente del Cántaro”, junto a la que previamente podremos tomar café en el restaurante "Los Robles", a las afueras de El Casarito.
Una vez iniciada, y antes de emprender el ascenso a La Peña de Francia, haremos un pequeño desvío circular de algo más de un kilómetro y medio por la llamada "Senda de los castaños centenarios", parte de la cual transcurre por una pasarela de madera entre castaños, robles, brezos, tojos y helechos, desde la que se puede apreciar ya una buena perspectiva del macizo rocoso de La Peña.
Completado el recorrido, tomaremos de nuevo el camino de subida (PR-9), una pista que al principio atraviesa una zona de bosque con pinos y robles y que se despeja de vegetación aproximadamente hacia la mitad, lo que permite ir disfrutando del paisaje y permite tomarse el ascenso con calma.
La pendiente va aumentando a medida que se acerca al final, aunque en su mayor parte es bastante llevadera gracias a su trazado en zigzag. Puede también resultar algo incómodo el camino en ese segundo tramo por su empedrado irregular (no vienen mal los bastones, sobre todo si el día se presenta lluvioso), pero la perspectiva del impresionante final que espera en la cima nos compensará de todas las molestias.
Con suerte, en el recorrido podremos ver algún ejemplar de cabra montés y con toda probabilidad buitres. Tras pasar por un viejo viacrucis, el ascenso termina en el Mirador de la Peña de Francia con una de las vistas panorámicas más espectaculares de la provincia de Salamanca y el norte de Extremadura, que esperemos las circunstancias climatológicas nos permitan apreciar. Ese será el momento del descanso para comer, visitar el santuario o disfrutar de la cafetería.
La bajada a La Alberca (poco más de dos horas) recorre en su primera parte el mismo camino de subida, para seguir luego a la derecha por un tramo del GR-10 que, en medio de castaños, huertos y pinares -y con alguna inesperada pendiente-, nos llevará al final de nuestra ruta.

NOTAS
  • Los tiempos y distancias son aproximados.
  • Los horarios propuestos (a excepción de la hora de salida de Salamanca) son estimativos y pueden variar, en algunos casos, a juicio de los organizadores, según las condiciones meteorológicas, la experiencia y forma física de los participantes.
IMPORTANTE
  • Llevar comida y agua suficiente para todo el recorrido. Mínimo 2 litros/persona, por si hiciese calor.
  • Atención a las previsiones meteorológicas a fin de llevar: paraguas, poncho, ropa térmica, ropa ligera de recambio, etc.
  • Botas de montaña.
  • Aunque el trayecto transcurre todo el tiempo por pistas y caminos empedrados, se recomienda el uso de bastones.
  • Botiquín personal con crema solar de alta protección.
  • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
RECORDATORIO
  • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
  • La Junta Directiva del Club Deportivo "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
  • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen y asumen la normativa que regula esta actividad.
ACTIVIDAD
  • Tiene un coste de 12 euros para socios/as y de 14 para no-socios/as, en concepto de desplazamiento.
PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
  • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

jueves, 16 de octubre de 2014

Antes de ir a Campo de Agadones

Este domingo Ángel y Floren guiarán nuestros pasos por la comarca del Campo de Agadones, una comarca bañada por el río del mismo nombre y que desde 1991 está incluida dentro del Espacio Natural del Rebollar (Ley 8/1991, de Espacios Naturales de Castilla y León, aprobada por las Cortes de Castilla y León el 30 de abril de 1991).
La ruta comienza en el pueblo de Cespedosa de Agadones y finaliza en la localidad de Martiago.
En los primeros metros iremos paralelamente al río y lo cruzaremos en varias ocasiones. La ruta transcurre en su mayoría entre robles (Quercus pirenaica) y algún pino (Pinus pinaster y sylvestris), cabe destacar los pies de mostajo que nos encontraremos (Sorbus latifolia) una especie endémica de esta zona.



Los bosques más extensos de roble rebollo de toda la Península Ibérica cubren buena parte de las laderas por donde transcurre la ruta, aunque han sufrido importantes reducciones como consecuencia de la acción humana.

También son importantes las repoblaciones de coníferas, generalmente con dos especies: Pinus pinaster y, en zonas altas, el Pinus sylvestris (que es escaso). En las márgenes de los ríos aparecen alisos, sauces y fresnos.

Las formaciones de matorral son muy variadas: escobonares, frecuentes en las zonas más deforestadas del Espacio Natural compuestos a base de Cytisus scoparius, Cytisus multiflorus, Cytisus striatus, Genista florida, Genista histrix; brezales, que dominan en los suelos pizarrosos y cuyas especies más características son Erica arborea, Erica scoparia, Erica australis, Erica umbellata, etc.; jarales, matorrales típicamente mediterráneos que prosperan en suelos muy degradados y donde la especie más típica es la jara pringosa, conviviendo con el jaral; aparece el tomillar acidófilo o cantuesar, donde dominan tomillos y cantuesos; y los espinares frecuentes en todo el Espacio Natural.

Si hablamos de la fauna del Espacio Natural de El Rebollar, una de las características más destacadas es la diversidad de especies. El catálogo de vertebrados incluye 229, de los que 180 son reproductores seguros y los 49 restantes se reparten en distintas categorías de presencia.

Tres son las especies más significativas, consideradas todas ellas en "peligro de extinción o vulnerables": la cigüeña negra, el buitre negro y el lince. Pero junto a ellas hay otras muchas especies de gran interés: entre los mamíferos destacar el lobo, la nutria, el gato montés, el meloncillo, el topillo de Cabrera, tejón, turón, etc.; en cuanto a las aves destacar la presencia de especies como el elanio azul, alimoche, buitre leonado, águila culebrera, aguilucho cenizo, gavilán, azor, águila imperial, águila real, águila perdicera, cernícalo primilla, alcotán, halcón peregrino, etc.; por último los reptiles (culebrilla ciega, eslizón ibérico, lagarto verdinegro, lagartija de bocage, víbora hocicuda, etc.), anfibios (tritón ibérico, sapillo pintojo, sapo partero ibérico, rana patilarga, etc.) y peces (trucha común, barbo ibérico, etc.) tienen aquí una importante representación.

Ficha de El Rebollar (RedNatura).

viernes, 10 de octubre de 2014

Ruta por el Campo de Agadones

19 de octubre de 2014
Salida de Salamanca: a las 8:30 horas, desde la Plaza de Gabriel y Galán.
Regreso hacia Salamanca: a las 19:00 horas, desde el Complejo Valdecano (Martiago).
Llegada a Salamanca: a las 20:30 horas (aproximadamente), a la Plaza de Gabriel y Galán.

FICHA TÉCNICA
Lugar de salida: Desde la Plaza de Cespedosa de Agadones.
Lugar de llegada: Complejo Valdecano (Martiago).
Distancia a recorrer: 22 kilómetros.
Desnivel de subida: 336 metros.
Desnivel de bajada: 298 metros.
Dificultad: baja. La ruta transcurre por pistas de concentración parcelaria y caminos.
Duración: 7 horas (incluyendo paradas).
Track: wikiloc.
Guías: Floren Rodríguez y Ángel Sánchez.

DESCRIPCIÓN
La ruta comienza en el pueblo de Cespedosa de Agadones, el cual recibe su nombre del Río Agadones, que también da nombre a la comarca en la que se encuentra incluido. El Campo de Agadones desde 1991 está incluido dentro del espacio natural del Rebollar (Ley 8/1991, de Espacios Naturales de Castilla y León, aprobada por las Cortes de Castilla y León el 30 de abril de 1991).



En los primeros metros de nuestra ruta iremos paralelamente al río y lo cruzaremos en varias ocasiones. La ruta transcurre en su mayoría entre robles (Quercus pirenaica) y algún pino (Pinus pinaster y sylvestris), cabe destacar los pies de mostajo con los encontraremos (Sorbus latifolia) una especie endémica de nuestra zona.
Grandes bosques de roble rebollo -los más extensos de esta especie en toda la Península Ibérica- cubren buena parte de las laderas por donde transcurre la ruta que finaliza en la localidad de Martiago.

NOTAS
  • Los tiempos y distancias son aproximados.
  • Los horarios propuestos (a excepción de la hora de salida de Salamanca) son estimativos y pueden variar, en algunos casos, a juicio de los organizadores, según las condiciones meteorológicas, la experiencia y forma física de los participantes.
IMPORTANTE
  • Llevar comida y agua suficiente para todo el recorrido. Mínimo 2 litros/persona, por si acaso hiciera calor. Hay fuentes en el camino, pero de agua no tratada y no es posible garantizar que ese día lleven agua.
  • Llevar impermeable, ropa térmica y ropa ligera de recambio. Las condiciones meteorológicas son muy variables.
  • Botas de montaña.
  • Botiquín personal y crema solar con alta protección.
  • Atención a las previsiones meteorológicas a fin de llevar: paraguas, poncho...
  • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
RECORDATORIO
  • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
  • La Junta Directiva del Club Deportivo "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
  • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen y asumen la normativa que regula esta actividad.
ACTIVIDAD
  • Tiene un coste de 12 euros para socios/as y de 14 para no-socios/as, en concepto de desplazamiento.
PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
  • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

martes, 7 de octubre de 2014

Hacer vi(d)a !

El proyecto "Hacer vi(d)a!" de la "Asociación de Frontera por una vía sostenible" (Tod@vía) tiene por fin la recuperación de la infraestructura ferroviaria para que ésta pueda ser transitada a pie. Un proyecto colectivo, que poco a poco se va haciendo realidad.

En el informe elaborado por la Comisión de Seguimiento del proyecto se destaca como muy positivo el "fortalecimiento de la colaboración de asociaciones comarcales y provinciales", entre otras, la Asociación salmantina de senderistas "Anda Ya!" que ha ayudado con 500 euros para los proyectos futuros e inmediatos (ver última página del documento) encaminados a "conservar y rehabilitar el B.I.C. ferroviario de La Fuente de San Esteban - Barca d'Alva como recurso patrimonial, natural, cultural y de desarrollo socio-económico que debe ser conservado y transmitido a las generaciones futuras".

En dos ocasiones paseamos por el Duero Internacional gracias a la intervención que Tod@vía realizó en el Puente de las Almas.

jueves, 2 de octubre de 2014

Crónica: los vados del Huebra

Salimos de Salamanca con tres bajas de la lista oficial y una persona que se pudo incorporar a última hora. Total, cincuenta y tres caminantes que, después de habernos dividido en grupos para visitar el Aula Arqueológica de Yecla de Yeltes de la mano de Ignacio, el Alcalde de la localidad y un acérrimo defensor de su patrimonio, pudimos también disfrutar con el café, las pastas y los pinchos que nos habían preparado en el Bar Nisi.

A eso de las 10:30, salimos desde la Plaza Mayor del pueblo en dirección a las cercanías de la carretera de Pozos de Hinojo, donde una marca verde y blanca sobre un apartadero de ganado indica el comienzo del camino.

Un pequeño error de cálculo sobre el mapa provocó una desviación de poco más de un kilómetro que deshicimos con toda prontitud (Felipe ofreció su GPS y comentamos la posibilidad de adquirir uno en el Club para registrar las marchas previas y evitar en lo posible este tipo de imprevistos, mucho más fastidiosos aún en zonas montañosas o intrincadas).



El resto del camino se desarrolló sin incidentes sobre un buen camino y con un tiempo ideal para este tipo de marchas. Cruzamos la carretera de Pozos de Hinojo, pasamos al lado de la planta transformadora de arsénico y avistamos a lo lejos la presa sobre el Huebra.

El Vao de Arriba invitaba realmente al baño, pero preferimos la sombra y el alivio de un pequeño tentempié bajo la vegetación de sus orillas.

Subimos y caminamos por un terreno ondulante en busca del Vao Bajo donde el agua de las últimas lluvias nos ofreció la sorpresa de tener que atravesar dando zancadas sobre las piedras de apoyo a las piedras altas del pontón. Un pelín de aventura que añadió emoción al paseo.


Y la subida final, ya buscando las cercanías del pueblo y del Castro o Lugar Viejo de Yecla.

Aquí sí hizo un poquito más de calor y era porque el sol, cuando se quitaban de encima las nubes, se mostraba picón, picón y ya eran las tres de la tarde y también picaba el hambre.

Allí mismo, a la entrada del Castro, comimos y bebimos (las frescas cervezas que nos acercaron de parte de Nisi, el del bar del pueblo) y ya descansados y restablecidos, pudimos visitar y admirar el Castro por dentro y por fuera, jugando a ver quién encontraba más grabados en sus piedras. Y cuando ya llegábamos de vuelta a la zona de piedras hincadas y a su puerta principal, empezó la lluvia...

Felices y contentos por el deber cumplido y la grata jornada transcurrida, avisamos al autocar desde los acogedores árboles que hay junto a la ermita de Santiago.

En menos de diez minutos ya estábamos todos dentro y era un verdadero espectáculo ver a la gente seca, caliente, satisfecha y adormilada, mientras el agua tamborileaba en los grandes cristales delanteros.

Fotografías de Javier Hernández y Francisco Labrado.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Antes de ir a Yecla

Este domingo comenzamos una nueva temporada de marchas por la provincia de Salamanca y otras limítrofes. La primera cita tendrá como destino Yecla de Yeltes donde además de andar nos dejaremos influenciar por un entorno cargado de historia ya que conoceremos el asentamiento de los antepasados vetones.

Javier y Carmen han preparado una ruta no excesivamente larga y de dificultad baja que nos permitirá conocer en toda su amplitud el castro de Yecla de Yeltes, junto al que comeremos, descansaremos y visitaremos detalladamente.

El castro se sitúa un kilómetro al sur del pueblo, en un promontorio sobre el arroyo Varlaña, extendiéndose sobre unas 5 hectáreas. La fortificación (murallas y otros elementos defensivos) se conserva en buen estado, siendo de especial interés los diferentes petroglifos labrados en las piedras de la muralla. Al oeste del castro, flanco más abierto, hay zonas de piedras hincadas para la defensa ante asaltos de caballería.

El origen de este asentamiento se remonta al siglo V antes de Cristo y fue utilizado hasta la Alta Edad Media. En época de los Reyes Católicos se construyó en el recinto la ermita de la Virgen del Castillo.



Tras el castro el Puente Unojo será el otro hito monumental de la jornada. Éste permite salvar el Huebra a la vez que disfrutar de un paraje sin igual.

La fundición para la obtención de arsénico a partir de los sobrantes de la exploración de otras minerías (wolframio, oro, cobre, plomo, níquel, cobalto...) está abandonada desde hace décadas, desde la importación masiva del Nitrato de Chile ya que, aunque tiene diferentes usos, el arsénico se utilizaba principalmente para convertirlo en arseniatos para abono.

Recordemos en este punto que son numerosos los proyectos de extracción de minerales que en la actualidad afectan a diferentes localidades del oeste de nuestra provincia. El wolframio en Barruecopardo, el uranio en Retortillo - Villavieja de Yeltes, etc. Por ello nos permitimos recordar el documental de "El escarabajo verde" sobre el problema de la extracción de uranio en Villar de Peralonso.

La presa en el Río Huebra fue construida en 1958 y hace pocos meses estuvo a punto de ser demolida como preveía un programa de rehabilitación de cuencas fluviales de la Confederación Hidrográfica del Duero. Hacía más de tres años que se había extinguido el contrato de explotación (mínimo establecido por la normativa europea para este tipo de actuaciones), pero la oposición vecinal llevó a un acuerdo entre el organismo de cuenca y el Ayuntamiento de Yecla para que la presa siga reteniendo agua y mantenimiento su función de reserva acuífera tanto para Vitigudino como para los pueblos más cercanos, especialmente en casos de sequía.

El paseo de este domingo también nos permitirá acercarnos a la flora y la fauna de esta zona de la provincia. Los amantes de la botánica disfrutarán de los robles, encinas y escobas en las dehesas y en las tierras de pastos y de la vegetación de ribera -como el arce menor y la hierbabuena- en los vados. Mientras que los amantes de la zoología, con suerte, avistarán gorriones chillón, el pinzón vulgar y el carbonero común que tienen un buen hábitat en las extensas dehesas que recorreremos. En las lagunas y en el Vado de Arriba podemos localizar algún ánade azulón, algún andarríos grande o algún cormorán. Sin olvidar que la ruta atraviesa zonas incluidas en el Área Crítica para la cigüeña negra.

Las lluvias de estos últimos días, junto con las buenas temperaturas, habrán hecho recobrar el esplendor al entorno medioambiental de Yecla, para disfrute nuestro. Pero además de sensaciones también recogeremos conocimientos al valorar la importancia del río y sus usos, leer la historia de la presa, la incidencia en el entorno de la abandonada planta transformadora de arsénico y la importancia que tuvo el "lugar viejo" hacia el que los lugareños siempre se sintieron atraídos.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Los vados del Huebra: Yecla de Yeltes

28 de septiembre de 2014.
Salida de Salamanca: 8:30 horas, desde la Plaza de Gabriel y Galán.
Llegada a Salamanca: 20:30 horas (aproximadamente), a la Plaza de Gabriel y Galán.

FICHA TÉCNICA
Lugar de salida: Desde la Plaza Mayor de Yecla de Yeltes.
Lugar de llegada: En la entrada del mismo pueblo de Yecla, junto al abrevadero y La Fuentona.
Distancia a recorrer: 17 kilómetros más el recorrido del castro (entre 3 y 5 más).
Desnivel: unos 75 metros en el descenso y subida de los vados.
Dificultad: baja. Ruta de longitud media, pero muy cómoda, ya que prácticamente toda ella transcurre por cómodos caminos recientemente ampliados.
Duración: 4 horas para los 17 kms. A lo que hay que añadir el tiempo de visita al Aula de Arqueología (por la mañana) y al castro mismo (por la tarde): dos horas y media (aproximadamente). Y otra hora y media más para la comida y el tentempié de media mañana y el posible baño. Tiempo total estimado: 8 horas.
Guías: Francisco Javier Hernández Mercedes y Carmen Alonso Ibáñez.

DESCRIPCIÓN
A la llegada a Yecla de Yeltes, nos dirigiremos a la Plaza Mayor para tomar un café "adornado" en el bar del pueblo y para visitar el Aula Arqueológica divididos en dos o tres grupos, dada la capacidad del recinto y el peculiar montaje audiovisual de presentación.
El camino se inicia en el mismo pueblo de Yecla de Yeltes, muy cerca de la salida de la carretera a Pozos de Hinojo, junto a unas naves industriales y al lado de un apartadero de ganado. Enseguida dejamos a nuestra derecha el bloque de antenas de telecomunicaciones y seguimos todo recto hasta que el camino empieza a perderse y es entonces cuando hacemos un giro de noventa grados hacia la derecha y seguimos hasta encontrarnos de nuevo con la carretera de Pozos de Hinojo. Aquí podemos optar por ir hacia la izquierda o hacia la derecha. Si lo hacemos por la derecha, a unos doscientos metros sale a la izquierda el camino que nos llevará por las cercanías de una planta de tratamiento de mineral (fundición) para la obtención de arsénico ya abandonada hasta juntarnos con la otra opción un poco antes de llegar al río. Si seguimos unos cien metros hacia la izquierda, a la derecha sale otro camino que nos va a llevar directamente al primer vado, el Vado de Arriba (Vao de Arriba). Un descenso poco pronunciado hacia una zona de ribera con agua abundante debido a la presa que hay unos cientos de metros aguas abajo, las ruinas de un antiguo molino y los basamentos del antiguo puente. Hoy, un moderno pontón permite atravesar el vado sin problemas a personas, ganado y vehículos de todo tipo. Un lugar apropiado para descansar un poco y donde pueden intentar el baño los que quieran probar esa suerte. Subimos y seguimos al encuentro de la carretera de Villavieja y la cruzamos para ir a buscar ahora el segundo de los vados, el Vado Bajo (Vao Bajo). Este vado se halla casi intacto y conserva todavía el paso sobre grandes piedras verticales alineadas de una orilla a la otra y una calzada empedrada que también cruza el río justo al lado. Nosotros, esperamos poder cruzar por la calzada (ahora apenas hay un hilillo de agua), pero en época de lluvias, si verdaderamente necesitas pasar, o vas sorteando el río sobre las rocas o directamente te mojas, ya que la otra opción de hacer equilibrios sobre las piedras se ha perdido porque un par de ellas se ha derrumbado dejando un hueco insalvable (¿?).
Subimos por la misma calzada y ya continuamos, entre parcelas de pastos hasta avistar Yecla, para torcer de nuevo a la derecha y encontrarnos de nuevo, poco después, con la carretera de Villavieja que nos acerca a la Ermita del Apóstol Santiago y seguidamente al Castro (Lugar Viejo) en unas decenas de metros.
Allí comeremos a la sombra de sus árboles y después de descansar, iniciaremos el segundo recorrido circular de la jornada, la visita al Castro mismo por el interior y el exterior y sus alrededores, así como el posible descenso hasta el arroyo Varlaña y quizás también hasta el Puente Unojo sobre el Huebra para disfrutar de la vista y del buen estado de un buen trozo de calzada romana...
Después de esa concienzuda visita y una vez llegados todos al área de aparcamiento del Castro o a la vecina Ermita de Santiago, podremos retomar la carretera de Villavieja, pero ahora en sentido contrario, para llegar de nuevo a Yecla, tomar unas refrescantes cervecitas y regresar a la ciudad desde la salida del pueblo, allí donde La Fuentona, el abrevadero y la cercana casilla donde estuvieron durante mucho tiempo las dos cabezotas de piedra que vimos conservadas y protegidas ahora en el Aula Arqueológica.

NOTAS
  • Los tiempos y distancias son aproximados.
  • Los horarios propuestos (a excepción de la hora de salida de Salamanca) son estimativos y pueden variar, en algunos casos, a juicio de los organizadores, según las condiciones meteorológicas, la experiencia y forma física de los participantes.
IMPORTANTE
  • Llevar comida y agua suficiente para todo el recorrido.
  • También es conveniente llevar crema de protección solar y ropa y calzado adecuado, que, en este caso pueden ser unas cómodas deportivas.
  • Bastones.
  • Atención a las previsiones meteorológicas a fin de llevar: paraguas, poncho...
  • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
RECORDATORIO
  • Por razones prácticas, los dos primeros asientos del autocar se destinan a los guías.
  • Siendo una actividad de grupo, los participantes deben permanecer dentro del grupo, es decir sin adelantar ni quedarse por detrás de los guías.
  • Si los guías consideran que las condiciones no son adecuadas, la ruta podría modificarse y, en último extremo, suspenderse.
  • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
  • La Junta Directiva del Club Deportivo "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
  • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen y asumen la normativa que regula esta actividad.
ACTIVIDAD
  • Tiene un coste de 12 euros para socios/as y de 14 para no-socios/as, en concepto de desplazamiento. La entrada al Aula Arqueológica es gratuita.
PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
  • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Viaje a Oporto en tren a la vera del Duero

11-12-13 de octubre de 2014
Salida de Salamanca: sábado 11 de octubre a las 8:00 de la mañana de la Plaza de Gabriel y Galán.
Llegada a Salamanca: lunes 13 de octubre a las 21:30 horas (aproximadamente) a la Plaza de Gabriel y Galán.

El fin de semana en Oporto, organizado por Ángel Sánchez y David Valle, se plantea de la siguiente forma:

11 DE OCTUBRE (sábado)
Contamos con llegar a Pocinho, en bus, a eso de las 10:30 (hora portuguesa), tras haber desayunado en Fuentes de Oñoro, para coger el tren que sale a las 11:18.
Nuestra llegada a la estación de Campanhã (Oporto) está prevista para las 14:50 por lo que comeremos en el tren (cada cual lo que lleve).
Tras instalarnos en las habitaciones del alojamiento dispondremos de tiempo libre para conocer la ciudad. Por ejemplo, tomar el tranvía amarillo -de madera- que circula por la orilla del Duero hasta su estuario y desembocadura en el mar o subir, al atardecer, al mirador del jardín del Palacio de Cristal, desde el que se ve toda la ría.
Para la noche se recomienda la zona de la Ribeira con las embarcaciones de madera en el muelle fluvial y los restaurantes -cuidado con los avispados que explotan a los turistas- y bares nocturnos con ambiente estudiantil y una maravillosa vista nocturna hacia el Puente de Hierro. Aunque es nuestro primer día, podemos pasar a la otra orilla y contemplar la maravillosa vista de la ciudad desde Vilanova de Gaia, a la vez que se disfruta de una copa de porto. También se recomienda la hermosa cafetería Magestic -cuidado con los precios del porto-.

12 DE OCTUBRE (domingo)
A las 9:00 comenzaremos una ruta urbana que nos permitirá conocer dos lugares imprescindibles de Oporto: la Casa da Música y la Fundação de Serralves. Casa da Música es un magnífico edificio del arquitecto holandés Rem Koolhaas que da cabida a la institución del mismo nombre y a tres orquestas: Orquestra Nacional do Porto, Orquestra Barroca y Remix Ensemble. La Fundação de Serralves, mundialmente conocida, alberga el Museo de Arte Contemporáneo, con sus grandes jardines, la Casa Serralves y un auditorio.
Terminaremos la mañana en Matosinhos, el puerto pesquero de Oporto, donde nos espera una comida a base de pescado que promete ser suficiente para reponer fuerzas. En Matosinhos se concentran unas casitas bajas junto al puerto, son restaurantes en los que se pueden degustar pescados asados a la brasa -en las calles-, mariscos y arroces con rape o de mariscos. Esta zona también es una opción para cenar cualquier día.
Por la tarde se abren múltiples posibilidades para que cada cual disfrute de la ciudad libremente: pasear por la playa de Matosinhos e incluso bañarse, volver al centro andando, volver en bus o en tranvía, etc. Lo mismo para cenar, para aquellos que no tuvieron suficiente con la comida.

13 DE OCTUBRE (lunes)
A las 9:30 comienza nuestra tercera jornada. Realizaremos una visita (con guía local) al centro histórico de Oporto. Los principales lugares de nuestro recorrido serán el Puente de Hierro (de dos niveles y sobre el que pasa el moderno metro) convertido en emblema de la ciudad, la zona de la Sé y su abigarrado barrio, la Torre de los Clérigos y la librería Lello e Hirmao, una de las más bellas del mundo. Si diera tiempo también acudiremos al Mercado Bolhao, uno de esos lugares en los que se puede tomar el pulso al verdadero Oporto, sus gentes y sus productos frescos más típicos.
A las 12:00 tendremos que recoger los equipajes y acudir a la estación de Campanhã (tardamos unos 20-30 minutos) para coger el tren de las 13:15. Comeremos durante el viaje ya que dispondremos de unas "bolsas de picnic".
La hora prevista de llegar a Pocinho son las 16:31. Como muy tarde el autobús saldrá en dirección Salamanca a las 17:00, pararemos en Fuentes de Oñoro para tomar un café y perder aquella hora que habíamos ganado el sábado.


NOTAS
  • Los horarios propuestos son estimativos y pueden variar, en algunos casos, a juicio de los organizadores, según las condiciones meteorológicas, la experiencia y forma física de los participantes.
IMPORTANTE
  • Atender a las previsiones meteorológicas y llevar ropa adecuada e incluso de repuesto.
  • Opcional: prismáticos, bañador y toalla.
RECORDATORIO
  • Por razones prácticas, los dos primeros asientos del autocar se destinan a los guías.
  • Si los guías considerasen que las condiciones no son adecuadas o causas ajenas a la organización lo impidiesen, las visitas programadas podrían modificarse y en último extremo suspenderse.
  • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
  • La Junta Directiva de la Asociación "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
  • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen la normativa que establece el desarrollo de la actividad.
COMIDAS y ALBERGUE
ACTIVIDAD
  • Limitada a 54 participantes.
  • Tiene un coste de 140 euros por persona e incluye: los traslados en autobús y tren, el alojamiento de dos noches, los desayunos de domingo y lunes, la comida del domingo, la bolsa-picnic del lunes y las entradas a los lugares visitables, según se ha citado anteriormente. No se incluyen: comida del sábado (en tren), traslados no programados, las cenas y otras consumiciones menores (cafés, cañas, etc.).
PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
  • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden ponerse en contacto con nosotros desde el formulario de contacto. Debido al número de preinscripciones ya recibidas todas las nuevas irán directamente a la reserva.

miércoles, 30 de julio de 2014

Temporada 2014-2015

En menos de dos meses estaremos de nuevo pisando el campo con nuestras marchas, nuestras subidas y bajadas, paseos por la naturaleza más cercana a Salamanca e incluso con algunos objetivos más alejados.

La temporada 2014-2015 comienza al oeste, incluso llega al mar (Oporto), termina al sur, promete llevarnos a Hendaya, a Picos de Europa y recibir al verano (¡de 2015!) en la Laguna Grande de Gredos. Las 22 citas ya se pueden consultar en la página web de "¡Anda ya! Salamanca".

Todo ello será posible gracias al conocimiento y buen hacer de los/las guías que organizan cada una de las salidas: Javier Hernández, Ángel Sánchez, David Valle, Floren, Paz Alonso, Pilar Sagrado, Dori Polo, Mª José Curto, María Vega, Elena Prieto, Carmen Bermejo, Pablo Alonso, Elena Martínez, Juanjo Fraile, Eduardo Pérez, Leonor Sánchez, Carlos Cocho, Alberto Hernández, Mati Pérez, Nati Ramos, José Luis de las Heras, Rosa Santolino, Inés Alonso, Edurne, Tina de la Torre, Carmen Hermosa, Santi Velasco, Chema Lorenzo, Juanjo, Enrique Villar, Mª José Andrés, Ani Andrés, Juan Calvarro y José Luis Rodríguez.

jueves, 19 de junio de 2014

Por la Peña de Francia

Fieles a la cita, un año más, un pequeño grupo de caminantes en la oscuridad ascendieron hasta la Peña de Francia. Allí encontraron el frío, quizás para dar la bienvenida al estío, quizás para despedirse hasta el próximo septiembre, quizás para desear a tod@s un buen verano.





Fotografías de Alberto Hernández.

jueves, 12 de junio de 2014

Por la Serranía de Solana

El pasado domingo nuestros pasos transcurrieron por la Serranía de Solana, comarca políticamente conocida como El Aravalle, de acuerdo con el nombre del río que la atraviesa.


Además de la gran riqueza natural de esta zona del suroeste de Ávila, uno de los grandes atractivos, pero que invitan a reflexionar sobre el progreso de la humanidad, fue visitar pueblos completamente abandonados y hundidos, convertidos en arqueología.

Sólo queda agradecer a Chema y a Elena por haber puesto este lugar en nuestra lista de territorios transitados.

Fotografías de Francisco Labrado, Alberto Hernández y Vicente Martín.

lunes, 9 de junio de 2014

Sierra de Francia: de La Alberca a La Peña de Francia

14-15 de junio de 2014.
Salida de Salamanca: a las 7:30 horas de la tarde del sábado 14, de la Plaza de Gabriel y Galán.
Llegada a Salamanca: a las 5:00 horas de la madrugada (aproximadamente) del domingo 15, a la Plaza de Gabriel y Galán.

FICHA TÉCNICA
Lugar de salida: La Alberca (a las 23:00 horas del sábado, después de cenar). Comenzaremos en las piscinas, donde aparcará el autobús, para recoger mochilas, botas, etc.
Lugar de llegada: Peña de Francia (sobre las 4:00 de la madrugada del domingo). Allí celebraremos el plenilunio de junio al calor de una queimada, acompañado con unas perronillas de Golpejas.
Distancia a recorrer: 14 kilómetros.
Desnivel: 700 metros de subida tendida.
Dificultad: media.
Duración: 5 horas con paradas.
Trayecto: toda la ruta transita por cómodas pistas, excepto el último tramo de 2.700 metros que lo realizaremos tranquilamente por un camino tradicional.
Recorrido: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4607016
Guías: Eduardo Pérez e Inés Alonso.

DESCRIPCIÓN
Esta actividad ya la realizamos el año pasado para despedir el año senderista de manera festiva. Se dice que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver, pero fue tan especial la experiencia de estar en medio de la oscuridad, rodeados por un universo de lucecillas, arriba las de los astros, debajo las humanas, que nos hemos animado a repetirla.
Para refrescaros la memoria, deciros que elegimos para esta noche tan singular La Peña de Francia, por su marcado carácter mítico. Debido a su inconfundible silueta se la puede reconocer desde grandes distancias, por lo que siempre ha sido un hito o referencia de los habitantes de toda la provincia. Más tarde, con la llegada de las religiones monoteístas y aderezado con ciertas leyendas e historia, el lugar se sacralizó, levantando en su plataforma el santuario que ha llegado hasta nuestros días.
Partiremos de La Alberca, preciosa población tristemente profanada por el turismo de masas, pero las sombras de la noche la devuelven periódicamente a su estado original.



La ruta sigue un tramo el GR-10, desviándonos de éste en el momento en el que se desploma al valle del Lera. Nosotros bordearemos la Peña del Huevo, sin descender y siempre por cómodas pistas, alcanzando Los Puertitos, lugar de confluencia de importantes caminos que conducían desde La Alberca a Monsagro, Las Hurdes y a la propia Peña. Si la noche está despejada ya nos habremos acostumbrado a su inquietante compañía.
Desde los Puertitos tendremos “vistas” de las lucecillas de los pueblos del Ambroz, la oscuridad del Valle de Batuecas y presidiéndolo el Rongiero o Montón de Trigo.
Enlazaremos este puerto con el GR-10 por la llamada pista del Lera, para hacer un último esfuerzo de tres kilómetros, recorreremos el camino tradicional que zigzaguea para ascender al santuario, a la sombra de robles y pinos, que nos ocultarán el espectáculo final del oscuro mar en el que se convierten las llanuras charras con las tinieblas de la noche, salpicado de pueblecillos, transformados en preciosas islas de luz.

CENA
  • Cenaremos en el restaurante El Soportal (Plaza Mayor de La Alberca) a las 21:00 horas.
  • El menú a compartir es el siguiente: patatas meneás, ensalada, croquetas y carrilleras estofadas. Incluye bebida (vino, agua o cerveza) y postre casero (pudin de queso). El café y chupito en la barra.
NOTAS
  • Los tiempos y distancias son aproximados.
  • Los horarios propuestos son estimativos y pueden variar, en algunos casos, según la meteorología, la experiencia y forma física de los participantes.
  • Como en otras ocasiones, al llegar a Salamanca podremos quedar a tomar chocolate con churros.
IMPORTANTE
    • Es imprescindible llevar linterna (mejor frontal) con pilas de recambio.
    • Botas de montaña que protejan de torceduras de tobillo.
    • Bastones.
    • Llevar agua, aunque pasaremos por dos fuentes.
    • Ropa de abrigo que de noche y en la Peña, hace más fresco. Atención a las previsiones meteorológicas a fin de llevar: paraguas, poncho...
    • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
    RECORDATORIO
    • Por razones prácticas, los dos primeros asientos del autocar se destinan a los guías.
    • Siendo una actividad de grupo, los participantes deben permanecer dentro del grupo, es decir sin adelantar ni quedarse por detrás de los guías.
    • Si los guías considerasen que las condiciones no son adecuadas, la ruta podría modificarse y en último extremo suspenderse.
    • En caso de que las condiciones meteorológicas así nos lo aconsejasen, los guías han preparado otra ruta alternativa por los lugares especiales de la Sierra de Francia, por cotas más bajas y caminos más protegidos.
    • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
    • La Junta Directiva de la Asociación "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
    • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen la normativa que establece el desarrollo de la actividad.
    ACTIVIDAD
    • Tiene un coste de 25 euros para socios y de 28 euros para no-socios, en concepto de viaje y cena.
    PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
    • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

    jueves, 5 de junio de 2014

    Antes de ir a Solana de Ávila

    Este domingo Chema y Elena nos llevan al extremo suroccidental de la provincia del Ávila, a la comarca del Alto Tormes. Más concretamente a la Serranía de Solana donde se localiza Solana de Ávila y las entidades Los Loros, Mazalinos, Los Narros, Santa Lucía de la Sierra, Serranía, Tremedal, La Zarza y Casas de la Sierra (despoblado), que pertenecen al mismo término municipal.
    La despoblación acecha a este rincón de nuestra geografía: 144 habitantes para una densidad de 2,11 hab./km².
    Solana de Ávila, una superficie de 68,37 km², limita al noroeste con Navacarros y La Hoya, al oeste con Béjar y Candelario y al sur con Tornavacas. El municipio está situado a una altitud de 1148 metros, siendo el Canchal de la Ceja el punto más alto, con una altura de 2.430 metros. La serranía permite contemplar las sierras de Béjar y Gredos occidental.

    Dentro del término municipal está la central hidroeléctrica de El Chorro, punto de partida para la ruta de acceso a la Laguna del Duque, de origen glaciar y que es considerada la de mayor tamaño del Parque Regional de la Sierra de Gredos.
    Las Lagunas del Trampal también están situadas dentro del municipio y proporcionan agua durante todo el año a la localidad.
    Antes de la reorganización provincias de Javier de Burgos, en 1833, perteneció a la provincia de Salamanca como el resto de la comarca natural del Alto Tormes. Hasta 1979 se llamó Solana de Béjar. En 1977 incorporó las localidades de Santa Lucía de la Sierra, Tremedal y La Zarza junto con sus pequeños anejos, entre los que destaca Los Loros, por el singular valor ecológico de su entorno.

    Esta zona, divisoria entre Castilla y Extremadura, también es conocida como El Aravalle. Habría que remontarse hasta finales el siglo XII cuando se establecen los límites civiles y eclesiásticos entre los alfoces y obispados de Ávila y Plasencia en la divisoria de aguas entre el Aravalle y el Jerte.

    Aún se puede observar, en algunas localidades, la estructura urbana de estos municipios, que originariamente fue alveolar: unos cuantos edificios de diferente uso -casi todos viviendas- se adosaban unos a otros formando una especie de corona en torno a un espacio central con entrada comunal, en forma de alveolo -un corral-, desde el que todos ellos, incluido también algún pequeño huerto si lo había, tenían su acceso. Los pueblos crecieron por agregación de núcleos alveolares que fueron desdibujados por la superposición de calles.

    La Iglesia de San Bartolomé, del siglo XVI, es el monumento más destacado del municipio. Anterior a ésta es la Ermita de Nuestra Señora de la Nueva, situada en un prado cercado entre los pueblos de Solana y La Zarza, que cobija una talla gótica de madera policromada que aparece de pie sosteniendo al niño en el brazo izquierdo.
    Las advocaciones a las vírgenes y los santos de los templos religiosos de esta zona tienen su origen en tiempos de la Reconquista.
    En Solana de Ávila no olvidemos localizar una tumba paleocristiana, reutilizada como pilón en una fuente, y una estela que adorna el hastial de una vivienda particular, y que dan fe de la antigüedad del poblamiento. La Cruz Serenita, de piedra, sobre un canchal, en el camino del monte de Solana, preside el pueblo y el Aravalle.

    En Los Narros, la fuente de la entrada y la cantería de sus casas. En sus inmediaciones se encuentra el despoblado de Santa Catalina, en el paraje llamado El Egido.

    En Santa Lucía de la Sierra la Iglesia de Santa Lucía, de cabecera poligonal y una sola nave dividida en tres tramos por dos arcos diafragma.

    En los comienzos del siglo XXI el término de Solana de Ávila sufrió dos incendios muy graves. El primero fue en agosto de 2003 y en él se quemaron entre 6275 y más de 8000 hectáreas. Se trató de un incendio provocado. El último se produjo en agosto de 2012 y en él se quemaron más de 1000 hectáreas de terreno de pasto y matorral, también fue provocado.

    lunes, 2 de junio de 2014

    Serranía de Solana: de Casas del Rey a Solana de Ávila

    8 de junio de 2014.
    Salida de Salamanca: a las 8:00 horas de la Plaza de Gabriel y Galán.
    Llegada a Salamanca: a las 20:00 horas (aproximadamente) a la Plaza de Gabriel y Galán.

    FICHA TÉCNICA
    Lugar de salida: Casas del Rey.
    Trayecto: Los Narros, Serranía, Santa Lucía, Casas de la Sierra, Los Loros, garganta del Endrinal, Mazalinos, Solana de Ávila y garganta de Solana.
    Lugar de llegada: Solana de Ávila.
    Distancia a recorrer: 19 kilómetros aprox.
    Desnivel de subida acumulada: 500 m. (aprox.).
    Desnivel de bajada: 500 m. (aprox.).
    Dificultad: media. La ruta transcurre por caminos, sendas y pistas de montaña bien trazados, menos al comienzo, donde el camino está invadido por la vegetación.
    Duración: 8 horas (incluyendo paradas).
    Guías: Elena Martínez y Chema Lorenzo.

    DESCRIPCIÓN
    Se sitúa este espacio en el suroeste de la provincia de Ávila, entre el río Aravalle, las cumbres de la sierra de Béjar y las estribaciones del levante de la misma. Administrativamente es la parte occidental del Parque Regional de Gredos.
    Las laderas cubiertas de escobas, brezos, castaños, encinas y sobre todo robledales; las gargantas y ríos abundantes, con sus bosques-galería; los bancales de huertas, muchas abandonadas; los prados de siega, antaño ganados al bosque, pero actualmente también en retroceso ante el nuevo avance del robledal; los minúsculos pueblos de La Zarza, Las Casas del Rey, Los Narros, Mazalinos, El Tremedal, Casas de la Sierra, Los Cerrudos, La Serranía, Santa Lucía de la Sierra, Navalmoro, Cabezuelo, Cereceda, Solana y varios más, todos muy próximos entre sí; nos ofrecen un paisaje variado y armónico que invita a disfrutar de la soledad y el "silencio" de un concierto de pájaros, susurro de arroyos, fuentes e insectos que también nos procuran su paisaje sonoro.
    Empezando la ruta en Casas del Rey, se sigue la senda con alguna dificultad, ya que por ella corre el agua; la exuberante vegetación, incluidas zarzas, nos dificultan el paso. A veces hay que saltar a los prados por paredes y alambradas para seguir el camino. Este tramo, aunque corto, nos llevará un buen rato, sin embargo, el resto lo andaremos por caminos y senderos que están aceptablemente conservados y por lo tanto iremos bastante más rápido.
    En Los Narros, con su fuente y casas de cantería, empezaremos a disfrutar de un paisaje abierto a las sierras y amplios horizontes, destacando los valles del Aravalle, tan plano él, y el Tormes, el puerto de Tornavacas o de Castilla, las sierras del Barco, el macizo central de Gredos y la de Béjar al lado opuesto. Entramos en el pueblo por un castañar de ejemplares antiguos y grandes troncos. Luego de atravesar un bosque de robles, castaños, cerezos (cara norte de la Cuerda de la Picota), llegamos al embalse de Santa Lucía, surtido por las aguas de la garganta del Endrinal, a orillas de este embalse anidan cormoranes, patos y aves migratorias. En sus aguas hay trucha común, arco iris y bogas. Aquí las más valientes podrán darse un baño en sus gélidas y profundas aguas.
    Siguiendo nuestra ruta entre robles y castaños atravesamos la aldea de Serranía, que está prácticamente deshabitada, como la mayoría de estos pueblos. Andando sólo un kilómetro más llegamos a Santa Lucía de la Sierra (22 habitantes), localidad en la que destaca su iglesia del mismo nombre, con cabezera poligonal y una sola nave. Desde aquí subimos al pueblo abandonado de Casas de la Sierra, por el camino se ven los efectos de un incendio.
    La impresión que nos llevamos de estos pueblos es desoladora, entre todos no suman 150 habitantes, la mayoría ancianos.
    Las Casas es un mirador privilegiado del Aravelle y la sierra de Gredos. 16 viviendas conforman esta aldea abandonada; un incendio en 2002 provocó la caída de los tejados y facilitó su deterioro total. Muchos han sido los incendios provocados que han arrasado estas laderas, algunos de gran extensión. En 2003 uno quemó unas 8.000 hectáreas.
    Casas de la Sierra es el lugar más alto de la marcha (1450 m.), bajando por un sendero de montaña nos dirigimos hacia Los Loros, siempre rodeados por una densa vegetación. Los orígenes del pueblo se remontan a la presencia musulmana y judía, en 2012 tenía 6 habitantes. Su nombre hace referencia a un tipo de cerezo ya muy escaso en Europa, el "cerezo laurel" (Prunus Lusitanica), llamado también loro, que era muy abundante en esta zona. En sus aledaños se puede ver alguno de los castaños más viejos y frondosos de Castilla y León, así como robles centenarios y huertas en bancales, sobre todo de manzanos.
    Cruzando la garganta del Endrinal, y por una senda ascendente, entramos en Mazalinos, antiguamente se decía que se mazaba el lino. Afrontamos la última parte de la ruta por una varga de cierta consideración, alcanzando otra vez 1350 metros de altura. Un giro brusco de 90 grados e iniciamos la bajada, que pasando por la Cruz Serenita, de un solo bloque de piedra sobre un canchal, nos lleva a Solana de Ávila, a cuyo Ayuntamiento pertenecen todos los pueblos visitados. Tiene unos 25 habitantes pero en verano llega a cientos. Podemos ver su iglesia del siglo XVI y, si el tiempo acompaña y llegamos a buena hora, podemos acercarnos hasta el río (garganta de Solana). Aquí los más valientes podrán bañarse, con la dificultad de una entrada al río nada cómoda.

    NOTAS
    • Los tiempos y distancias son aproximados.
    • Los horarios propuestos son estimativos y pueden variar, en algunos casos, según la meteorología, la experiencia y forma física de los participantes.
    • El autobús parará en Losar del Barco para tomar café.
    IMPORTANTE
    • Llevar comida.
    • Llevar agua. Mínimo 2 litros/persona, por si hiciera calor. Hay fuentes en el camino, pero de agua no tratada.
    • Llevar impermeable, ropa térmica y ropa ligera de recambio. Las condiciones meteorológicas son muy variables.
    • Botas de montaña de caña alta o media.
    • Crema solar con alta protección.
    • Recipiente para guardar residuos, incluso los biodegradables. ¡No dejemos residuos en el monte!.
    RECORDATORIO
    • Por razones prácticas, los dos primeros asientos del autocar se destinan a los guías.
    • Siendo una actividad de grupo, los participantes deben permanecer dentro del grupo, es decir sin adelantar ni quedarse por detrás de los guías.
    • Si los guías considerasen que las condiciones no son adecuadas, la ruta podría modificarse y en último extremo suspenderse.
    • Los guías y la organización declinan toda responsabilidad derivada de daños personales que pudieran producirse durante el desarrollo de la actividad.
    • La Junta Directiva de la Asociación "¡Anda ya! Salamanca", recomienda la federación.
    • Todos los asistentes, por el hecho de inscribirse, conocen la normativa que establece el desarrollo de la actividad.
    ACTIVIDAD
    • Tiene un coste de 12 euros para socios y de 14 euros para no-socios, en concepto de viaje.
    PREINSCRIPCIÓN E INSCRIPCIÓN
    • Aquellas personas ajenas a la organización que deseen participar de esta actividad pueden manifestar su interés desde el formulario de contacto.

    jueves, 29 de mayo de 2014

    Crónica: Gredos Oriental

    Algo extraordinario parecía que estaba a punto de ocurrir. Aseguran que a veces se alinean planetas y galaxias propiciando una sucesión de eventos y catástrofes, dignas de sesudos estudios. Algo así parece haber ocurrido este fin de semana, con el delirio colectivo de la Copa de Europa, logrando la décima, número empírico en las ciencias exactas. Este acontecimiento coincidió con las inquietantes elecciones al Parlamento Europeo, los primeros comicios de la historia donde nuestros líderes aseguran ¡que no ganaron!, ya deben estar formando grupos de aguerridos sabios analistas para estudiar lo ocurrido. Y solapadas a éstas una de las salidas de ¡Anda Ya!, pero no una cualquiera, más bien una de las más densas rutas que hayamos realizado (al menos para quien esto escribe).

    Este día era el idóneo para caminar, después de una semana en la que pasamos de un calor agotador el pasado domingo, a la nevada que cayó por estos altos el miércoles.



    Para comenzar, deciros que nos fuimos a las estribaciones más lejanas del oriente de Gredos. Allá donde los madrileños colonizan cualquier rincón habitable (o no) creando megapueblos con cierto sabor serrano. Pero como la vorágine centralista andaba en otros menesteres europeos, la tranquilidad reinó en la zona. Aunque sus sendas, allí donde las había, nos hablaban de que pocas botas las utilizan, y es que los humanos de hoy no entienden que alguien pueda ir de Navaluenga a Piedralaves caminando sus 16 increíbles kilómetros por un monte de ensueño, en vez de por la estupenda carretera de que disponen, eso sí, hay que recorrer más de 60 kilómetros. Cosas de la era del derroche energético en la que estamos inmersos.

    Como anécdota relevante del día y algo totalmente insólito en nuestras salidas, dos destacados miembros de nuestro grupo, tuvieron un pequeño despiste y abrieron una nueva vía de ascenso, ¡que se perdieron, vamos!. Aquí no sirvieron las altas tecnologías de las que disponemos, tan sólo los móviles nos aportaron cierto calor humano, pudiendo hablar con los extraviados, que ciertamente fue de agradecer. Todo se solucionó a la vieja usanza, media vuelta y a buscar el camino.


    Por Gredos andan en plena celebración de la Fiesta del Piorno en Flor, evento al que nos unimos, más bien nos sumergimos en ellos y es que cuando por estas altitudes reina el piorno, es como si se caminase entre un laberinto infranqueable. Nos costó, ¡vaya si nos costó! pero lo conseguimos. Pasamos de la vertiente del Alberche a la del Tiétar, cambiamos jóvenes robledales por centenarios pinos, castaños y también robles de formas imposibles. Dejamos los horizontes abulenses, por los madrileños y manchegos, y pasamos del alomado monte por el que subimos, al genuino paisaje berroqueño del Sistema Central, con sus altivas crestas y sus profundos barrancos.

    La senda en esta ladera sur está bien balizada con pintura e hitos, pero os puedo asegurar que había tramos en los que no éramos los guías quienes dirigíamos al grupo, era la bendita tecnología GPS la que nos llevaba en volandas por ese encantador bosque, estupendo para perderse.
    Terminamos llegando a Piedralaves, allí dos singulares tabernas nos ayudaron a reponer fuerzas y a eliminar sudores del largo camino. Una a medias entre bar y tienda alternativa y la otra, aprovechando los espacios de un viejo molino, acurrucado al frescor del río.


    Bueno, tan sólo resta dar la enhorabuena a Enrique por su empeño en realizar esta ruta; a Juanfran, por apoyarle y a Juanjo y a Eduardo por sustituirle. A Miguel, el conductor del bus, por su paciencia y a todos los participantes por su sacrificio.

    Fotografías de Carlos de Dios, Alfredo Domínguez y José Antonio Frías. Recorrido.

    También tenemos las fotografías de Alberto Hernández, quien se retiró pronto. La mayoría son de Piedralaves, del río que pasa al lado de la Casa de los Forestales y de la pequeña fauna que habita en sus inmediaciones.